El silencio del que ama

Comprendo que mía fuiste,
tan mía que hoy el silencio acalla.
Acepto que sufro en momentos,
los mismo que a tu nombre llaman.
Resisto, el verme tan  solo huir,
sin afrontar que de ti me perdí,
y que en ti ayer fui un sí.

Vinieron vientos bruscos,
noches en vela, amaneceres sin alba.
Sentires nefastos,
soledad de harapos,
oraciones al tema…al que amar siempre trata.

¡Ya no te conozco!
solo te espero y solo lo afronto.
Que entre besos mi pasión recobro,
en recuerdos de piel y suspiros de antojos.

Este es un acto con valor y esperanza,
un pacto secreto que jamás mitiga el ansia.
Este es mi legado, que tal vez no llegue a ti,
pero escrito queda, que así  un hombre fui.

Ya no se trata de escribir y escribir,
ya no te escucho y menos te siento.

Por fin lo entiendo…este es el silencio del que ama.

Nada

Alberto Bastidas

Deja un comentario