Para ti

Un día mis ángeles y demonios decidieron hacer una tregua, ambos me miraron compasiva mente y dijeron: anda… ve… y así fue como yo empece a amarte.